viernes, 27 de septiembre de 2013

Nada que un buen Paty no cure...

Si lo que te interesa es la alimentación sana podés subir el puntero del mouse o hacer fing con tu dedo donde aparecen links a otras notas, porque acá te voy a hablar de algo rico, pero malo...

Muy malo. Pero muy rico.

Las hamburguesas, junto con las empanadas y la pizza, forman parte del popurrí gastronómico del soltero sin tiempo más que para chatear buscando presa fácil para el fin de semana.

Empezás la semana resacoso y con malestar y volvés a mentirte sobre el inicio de la dieta como los anteriores 36 lunes del año (sí, abrí el calendario de Windows y los conté todos porque TOC). Seguramente descongeles algo del freezer o te claves las sobras del fin de semana, al mejor estilo Freegano culinario.

Del martes al viernes vas a utilizar todas tus fuerzas para ponerla. Así de simple. Porque el soltero vive de esa esperanza. De ahí que la alimentación sea tan básica y todo termine en lo rápido y más o menos limpio, que requiera de poco tiempo para ir al mercado o al súper Chino. Un minuto off-line y te robó la oportunidad otro más rápido.

Años de soltería comiendo basura te llevan a fijar el gusto por esta comida y terminás optando por pedirte una hamburguesa en cuanto lugar esté disponible en la carta. Porque para comida casera está mamá, así que mejor a entrarle a un sánguche de carne picada.

Como si eso fuera poco te la pasás comiendo en Mc Donald's porque tienen wi-fi y así podés seguir tuiteando boludeces al medio día. "¡Uh! ¡Mirá! ¡Me faveó tal!" te decís a vos mismo, solitario, porque no vas a andar con eso de hablarle a un extraño, mientras deglutís el Big Mac contándole tus traumas de chico a una banda de arrobas que no saben nada de vos. 

Ni tampoco les interesa.

¡Pero qué rico que es el Big Mac! ¿Qué le pondrán a esa tapa-arterias como diría Krusty? ¿Droga? ¡Nah! Todos sabemos que la droga la trafican Los Pollos Hermanos. Además, ¿quién en su sano juicio usaría merca para una hamburguesa pudiendo tomarla pura? ¡Con lo cara que está! Sin embargo, esa hamburguesa sigue siendo adictiva, y no sabemos porqué.

Ni hablar si te vas a Burger King, su competidor en tamaño y aroma para las huellas dactilares. Idea millonaria: perfume Burger King. No sé si será rico, pero que te dura una eternidad, eso está comprobado por mis manos. Burger (como le decimo' en el rrio-ba) es para los que queremos tamaño. Me gusta la ARIAL 72, flaco, no me gusta la letra chica. Burger es para los que le gustan las minas con carne, o para las que le gustan los tipos grandotes, tamaño Mastín Napolitano. ¡Pará! Mi cuñado se llama Martín, y es grandote. Ahí está, Martín Napolitano. Voy a tuitearlo y vuelvo... ¡Que lo parió! Pensé en una milanesa napolitana y me dio hambre.

Después vino Wendy's. Puede que Mc Donald's sea una empresa exitosa y que Burger haga las hamburguesas más grandes (y quizás más ricas), pero ninguno le gana a los dos amores de chico. Wendy's para mi representa a la previa para ir a bailar aCoyote. Allá en ese entonces cuando me tomaba el mismo 166 (pero sin Metrobus) desde Ramos Mejía, primero paraba en elWendy's de "Los Arcos", me comía una hamburguesa cuadrada, me lavaba los dedos con diluyente para sintéticos y después salía a tirotear al boliche, obviamente sin ningún voto positivo. Pero la excusa era ir a comer. Como ahora. Tengo hambre. =(

Wendy's es una de las predilectas de mi amigo Matías, aunque yo no esté muy de acuerdo en el remake de la cadena porque no parecen las de antes... pero entiendo que todo lo que está de moda y es nuevo invade a los paladares aburridos por las marcas de siempre. Mejor no la voy a criticar mucho. Acá criticás un poco a alguien y te sacan los ojos con una cuchara para papa noisette. Sino leé los comentarios que me deja la gente. 

El otro hamburguesero del pasado fue Pumper Nic. Tengo fotos que me delatan festejando mis cumpleaños en Pumper Nic. Y podés decirme que esa cadena de comida rápida del hipopótamo era una porquería, pero te aseguro que logró que guarde recuerdos en mi mente que ni la gastronomía molecular ni el gallego Ferran Adrià van a poder superar. Era chico y me gustaba comer eso, porque los sibaritas tenemos un pasado que nos condena.

Si tu presente es Hipster y andás desayunando fotos en Starbucks, lo mejor que podés hacer es ir a T.G.I. Fridays para pagar caro por un producto que se consigue en otros lados. Hay muchos adeptos a la vidriera en la zona palermitana del shopping que disfrutan de gastar más de cien pesos para comer algo rápido, pero los banco. Porque yo de chico también me mandé cualquiera y cometí errores. Todos tenemos derecho a mandarnos una de vez en cuando, siempre que no se te haga costumbre.


Durante la primer década del siglo XXI con la proliferación del pensamiento menemista se instalaron en los paladares porteños las cadenas de comida norteamericana Tucson y Kansas. Opositores como republicanos y demócratas, se ocuparon de captar al público new-semi-rich que veraneaba en Punta Cana o Miami y extrañaba la salsa barbacoa, el colesterol y la muerte prematura por problemas cardiovasculares. 



Si bien ambas eran diferentes, apuntaban a más o menos lo mismo. En lo que nos concierne esta vez, Tucson elaboró laTucson Rib. Para mi sorpresa la hamburguesa no es gigante como esperaba, pero la carne desmenuzada con barbacoa la hizo una de mis preferidas de éste tipo de locales, más que nada por lo diferente. Soy de los que le pone barbacoa a todo. Como buen gordo también le puse ensalada cole-slaw a la hamburguesa, como cuando de chicos le poníamos Frennys al Pumper.



A gordo, doble gordo de libra con queso, papá.


Kansas, sin embargo, te hace una hamburguesa digna de una patada de amor en la vesícula: gigante, sobrecargada de todo, con el único defecto de la cantidad de gente que hay siempre esperando para que te den un lugar en el salón. Me genera una ansiedad tal que, apenas me siento, ya estoy queriendo comerme los cubiertos. Por suerte llega esta bestia y se me va el hambre por el resto del fin de semana.

Pero si estamos buscando algo extra-extra-large: The Oldest. Si bien tienen la contra de no tener grandes cervezas tiradas (la última vez que fui al de Caballito me ofrecieron la famosa marca de la zona sur y casi me levanto indignado), la gastronomía es excelente, y poniendo un par de billetines podés abrirte una Lefe o alguna que otra importada que no sea ni mexicana ni brasilera. Les aviso, es para compartir, SI o SI.

Si querés comerte una buena hamburguesa pero tomar unas buenas birras, entonces tenés que ir a cualquiera de los tres boliches conocidos por ser esa saga del hedonismo birrero y culinario: Gibraltar, Bangalore o The Shanghai Dragon. Si bien las cartas son diferentes, comparten lo básico de la gastronomía de pub que, a mi gusto (y no digo a mi entender porque yo no entiendo nada), son dignas de mordisco, como púber a cuello de compañerita del secundario. O sea, mordisco furioso, con ganas. ¡Ah! Y no se olviden de la birra, posta que es muy buena. Vayan a las fuertes, una Pale Ale que te barra toda la grasa (de la boca, y del mal gusto por las industriales cualunques).

Me gusta mucho cuando pienso en cerveza porque se me viene a la cabeza Antares, y recuerdo que siendo dos personas pedirte unas "Papas Antares" y una hamburguesa para compartir, más 4 birras, te ponen de la nuca y terminás la noche relleno como matambre navideño. Si vamos a reventar, que sea como los romanos, en una orgía de comida, alcohol y sexo. Bueno, comida y alcohol y cerramos trato.

¿Cómo no nombrar la hamburguesa de Cilantro? El bar en ese límite entre Palermo, Almagro, Once y yo qué sé cómo llamarlo ofrece desde Sushi hasta carnes, pero la hamburguesa tiene un sabor de esos que no querés preguntar cuántos día de vida te quitan por mordisco. Se come haciendo malabares evitando que se te caiga todo, y si se te cae, lo agarrás con los deditos y te lo mandás a la boca. Nada de hacerse el fifí si te llegaste hasta este punto en el que babeás el teclado pensando en todos los orgasmos bucales que vas a tener comiendo en estos lados. 

La Súper Hamburguesa de Cossab es famosa por el cuarto kilo de carne y va de diez junto a una pinta de cerveza no es cerveza... ♫ dos pintas de cerveza no es cerveza ♫ ... ♫ tu la tienes gorda por eso te ves buena ♫... La gente de Caballito tiene su propio lugar para comer bien y tomar a rolete (disculpá, se me cayó el DNI, es que estoy viejo y uso estas palabras)...

Tampoco podemos olvidarnos de los bares notables, como ser el famoso y reconocido Bar El Federal, que comparte la misma carta con varios (La Poesía, Margot, Bar de Cao, etc). Acá tenés hamburguesas con el pan que quieras. Mi recomendación: el casero que es mantecoso, abundante y absorbe todas las grasas trans y no trans que despide esa feta de amor por la carne. Hay muchas combinaciones, mientras más cosas le ponés menos vas a poder terminarla. En pan casero es grande tamaño NoLlegoAlVeranoNiAPalos.

Cerquita "del Federal" (como le decimos los que ya aterrizamos ahí cuando tenemos ganas de reventar en el almuerzo o la cena) está La Puerta Roja. Acá también se come una buen hamburguesa pero, el datazo es el maridaje. Fundamental, Watson. Pedís con la hamburguesa un Chilli-Bomb, y los 40º de alcohol, el picante del ají puta parió, y la hamburguesa harán de ese momento una anécdota inolvidable. Garpa, siempre y cuando no andes mal de la parte baja de los intestinos...

Por Caballito hay un negocio de no más de 4 metros de ancho, todo a lo largo, con unas mesitas, una barra, una escalera, poco lugar, oscuro, con Maná de fondo, que sirve muy buenas hamburguesas caseras a un precio más que aceptable. ¿La contra? La birra o los jugos detox te los sirven en frasco. Mejor tomarse una Miller del pico en el kiosco, porque si no va en vaso de pinta, o alguno similar, del pico y más barata gusta más. Igualmente no dejen de probar las hamburguesas con las papas porque son excelentes. Tierra de Nadie cumple con lo que promete. Y prometía hamburguesas 10 puntos.

Si sos de los que se separó de la mamá hace un par de meses y está incursionando en lugares nuevos para intentar mojar la chaucha, pero todavía no sabe que pedir, podés ir por la hamburguesa de cordero de Ocho7Ocho, si es que Julián se digna a dejarla en la carta entre tantas modificaciones que hace del menú. El bar ya es conocido por casi todos, así que si todavía no fuiste te recomiendo que vayas sin decirle a nadie porque van a pensar que ni siquiera debutaste. No sea cuestión que en el laburo te señalen al grito de: ¿CÓMO QUE NO CONOCÉS OCHO SIETE OCHO?

Salí del termo chino de acero inoxidable y probá esta variante de hamburguesa de cordero que, junto con un buen aperitivo y la música justa, puede que sea el puntapié para que esa noche, después de tanto chamuyo semanal, demuestres que hamburguesa mata galán.


 
 
El Guerrillero Culinario

https://instagram.com/guerrilleroculinario/https://twitter.com/LaGuerrillaFoodhttps://www.facebook.com/GuerrilleroCulinariohttps://www.youtube.com/c/GuerrilleroCulinarioOK

9 comentarios:

Sebastián Virgili dijo...

Un recorrido muy fast y bien food. Me quedo con las milanesas, las pizzas caseras que estoy cocinando ahora, y las empanadas de Maringá, la roti de acá a la vuelta.
Recuerdo con nostalgia el Pupmper Nic, esa salida implicaba cine.
Del McGuevara rescato la ensalada César y las papas fritas. El resto paso, detesto las hamburguesas... lamento no coincidir jajaja. Abrazos

Sole Correa dijo...

Faltaron las hamburguesas de Burguer Joint!

Marcos Pfeffer dijo...

Quiero ir a este lugar nuevo que abrió la gente de Kansas.

Por lo que me dijeron es un fancy fast food como Kansas pero sin lo fancy. Burguer 54. Después te cuento!

http://www.burger54.com.ar/

Guerrillero Culinario dijo...

Marcos; ya me lo habían recomendado, seguramente vaya a conocerlo también.

Leo G dijo...

HOla lejos la mejor Hamburguesa son las de Tierra de Nadie , hay un antes y un despues
Avellaneda e Hidalgo , lugar chico pero increible abre solo de noche

Guerrillero Culinario dijo...

Leo, las probé hace poco y son excelentes! Está nota ya tenía sus meses, pero más adelante voy a extenderla!

Guerrillero Culinario dijo...

Leo, las probé hace poco y son excelentes! Está nota ya tenía sus meses, pero más adelante voy a extenderla!

Chuli de Juanita -en tu cocina- dijo...

Guerrilero
Excelente el blog, hasta ahora sólo te seguía por IG.
Me ayudaste boooocha con tus recomendaciones culinarias de NY!!Te agradeci mentalmente varias veces!

Si seguís hamburguesero, te recomiendo:
Olika
Italia 526, Lomas de Zamora, Buenos Aires
Vivo en Belgrano, pero cada dos, tres meses me voy hasta allá porque uffff no se me van de la mente. Y rematás con un postre de chocolate impresionante.

Abrazo!

Guerrillero Culinario dijo...

Gracias Chuli de Juanita, me alegro que te haya servido lo que compartí de NY...

No suelo ir a Lomas de Zamora pero está bueno tener anotado un lugar por si uno anda por la zona y quiere comer algo bueno =)... Gracias!