viernes, 17 de enero de 2014

La birra hay que vibirra

La cerveza es un tema tabú en Argentina. 

Tabú del tipo "en mi vida veraneé en otro lugar que Las Toninas o Capão da Canoa pero sé mucho de cerveza y vos no sabés nada"... eso te dice la gilada cada vez que criticás una Quilmes o una Brahma.

Si bien hay gustos para todos, y me parece perfecto que cada uno haga de su culo una filarmónica de pitos, matracas y trombones, tenemos que tener en cuenta que los estándares de calidad y las materias primas, te guste o no, merecen respeto.

Entiendo al que acepta esas limitaciones y reconoce que le gusta algo que tiene sus falencias. Es como el amor de madre, por peor que sea su hijo lo va a querer igual. En cambio no me puedo fumar al mamerto que defiende a rajatabla algo que carece de sustento. 


Pero si la madre defiende a su hijo diciendo que estaba estudiando Termodinámica cuando aparece filmado por las cámaras del Tigre robando autos a mano armada, entonces es proselitista del pelotudismo.

Esto pasa cuando uno se compra el ideal ofrecido en una aviso que te obligan a ver por YouTube, porque si pudieras elegir... Quilmes, el sponsor oficial del dolor de cabeza al día siguiente.



¡Ojo! Al abrir el abanico de posibilidades a otras cervezas industriales te terminás dando cuenta porqué es que el Fernet y el Vino fueron copando parte del mercado. Simple: antes que cualquier cerveza industrial aguada prefiero un Fernet. Y si quiero apuntar a algo más arriba, ya elijo un vino.


En definitiva, que una Stella sea mejor que una Quilmes, no quiere decir que no siga siendo mediocre. Y me atrevo a decir eso porque me molesta que vengan con el discurso de "usamos la receta ancestral de los belgas de la abadía" y todo eso. Flaco, tomé una Stella en Brusellas, y no tiene nada que ver con la nuestra. No te comas ese verso.


Igualmente no todo en la vida son pálidas porque todavía hay cervezas que se pueden tomar en este hermoso país dueño "del granero del mundo". Acá, mi listado:



Las cervezas Gambrinus son bastante buenas, especialmente la Pale Ale, amarga, intensa y con una persistencia bastante larga, lo que te ayuda a no tomar litros y litros para sentir sabor a algo en la boca. Es, hoy en día, una de las opciones más difundidas junto con Antares en los bares de Palermo y San Telmo.


  • Kingston (algunos bares de San Telmo y la trilogía de Gibraltar)

Cerveza estilo Scotch Ale Cask Conditined (o sea una cerveza colorada pero con descanso en madera) que, lo único fiable que encontré fue que se fabrica en Baradero (Bs. As.). No es tan fácil de conseguir y tampoco es apta para cualquier paladar porque no tiene gas (casi ni tiene espuma) y no está del todo fría. En mi caso personal me encanta porque simula varias Ale's de Inglaterra. Pero aclaro que, quizás, te resulte muy rara. Si conociste Londres y querés recordarlo, andá a tomarte una.


  • La Dry Stout y la I.P.A. de Büller

Si extrañas la Guinness tirada lo mejor es ir a Büller a tomar una de estas Dry Stout que te van a hacer recordar a la negra más conocida de Europa. Y si te quedaste con ganas lo mejor es pedir una India Pale Ale que les sale excelente. Lo único malo: es más caro que otros bares.

Recoleta: Pte. M. Ortiz 1827. También tienen una sucursal en el centro, pero tiene cero onda.


  • La Wee-Heavy, la Barley y la Imperial Stout de Antares

Los chicos de Antares la vieron venir y apostaron fuerte a algo que creció de una forma increíble. Arrancaron en Mar del Plata haciendo birras y hoy llegan a varias provincias. Si bien la Wee Heavy es por temporada y suele acabarse rápido, recomiendo estar atento y probarla. Es, por lejos, una de las mejores cervezas de Argentina si tomás en cuenta la calidad y el paladar del típico histérico porteño (como yo). La segunda elegida es la ya archi-conocida Barley Wine, una birra fuerte, intensa, alcohólica, con esa mezcla de entrada dulce y amargor fuerte. No apta para flojitos. Y hablando de negras voluptuosas, la Imperial Stout es una mezcla de chocolate, café y crema en la boca. Para quienes quieren una cerveza con pelo mota.


Podría recomendares una cerveza, pero sería imposible que el día que vayan esté exáctamente la que les diga. Podría recomendarles 5, y pasaría lo mismo. En el living de la casa estos jóvenes te sirven buenas cervezas que hacen ellos mismos durante la semana, lo que genera un recambio de sabores imporante, ya que un día tienen IPA otro Scotch, otro Stout, otro Porter y así. De todos es el que tiene el precio más bajo para tomar una cerveza tirada en un bar, aunque el lugar no tenga la apariencia de un bar en sí. Déjense llevar por la buena onda y pidan que Eugenia los guíe con los sabores. 


  • La Weinzenbier, la Doppel Bock y la Barley de Falkner

Si tenés ganas de irte a La Plata, o vivís en la zona sur del Gran Buenos Aires, la mejor opción es visitar Falkner. ¿Qué pensabas? ¿Que te iba a proponer la fábrica de líquido refrigerante de Quilmes?... No! La posta del sur está en la cerveza de trigo weinzenbier, ideal para cambiar de probar siempre la misma variante y entrenar a nuestro paladar que hay cosas mejores que una lager barata. Si querés una negra amarga pero con menos cuerpo que la Stout, andá por la Doppel Bock, que no tiene nada que ver con la Bock de Brahma, te lo aseguro. Y la Barley siempre será el estilo intenso para los que nos criamos viendo Rambo.



Dejando de lado lo feo que son los baños y lo lúgubre de la ambientación, es una excelente opción en San Telmo si no sabés adonde ir a tomar una cerveza. La Brown es una muy buena cerveza, amarga pero todavía en el límite que tolera una persona acostumbrada a las cervezas ligeras de verano, y la India Pale Ale le hace el aguante a varias de ese estilo que nombré anteriormente. Tienen algunos 2x1 más extendidos que otros bares, lo que lo hace más accesible.


No es por discriminar, pero la negra de Spangher tiene su club de fans en el barrio de Villa Urquiza. Y dicen que la colo ha hecho que se vaya en seco más de uno. Lo que me gusta de este barcito es la onda esquina-de-los-años-cincuentas. El barrio es mucho más tranquilo que Palermo y vale la pena dar una vuelta.


Cerveza mendocina hecha en lugar de origen (alto Potrerillos) que se traslada directo hasta el bar en Palermo y que fue el gran ingreso de producto de calidad que estaba faltando. Fiel a su nombre es una cerveza interesante, intensa, potente, agresiva. Un competidor fiel contra todas las demás.







La cerveza que hicimos con Diego en su departamento:





El Guerrillero Culinario

https://instagram.com/guerrilleroculinario/https://twitter.com/LaGuerrillaFoodhttps://www.facebook.com/GuerrilleroCulinariohttps://www.youtube.com/c/GuerrilleroCulinarioOK

4 comentarios:

Mato dijo...

Venía leyendo, y coincidiendo con las que conocía, hasta que leí lo de Falkner. Es la Quilmes de los que se dicen artesanales. Todas tienen el mismo gusto. Los platenses cerveceros ni vamos ahí. Hay miles de birrerías cuasi legales que abren un par de días por semana que son mucho mas dignas que ese engendro.
Fuiste? O te comentaron? Si no fuiste, no vayas. En La Plata hay miles de opciones mejores!

Guerrillero Culinario dijo...

Mato querido, el único lugar que conozco de La Plata es Falkner. No fui al Antares de La Plata porque es como los demás Antares, básicamente, más allá de los posibles cambios de atención. Respecto a La Plata seguramente haya muchos lugares nuevos, de hecho ahora es una linda nueva moda la cerveza artesanal. Si tenés algún lugar recomendado de la zona me lo anoto para cuando ande dando vueltas por ahí, que no es tan usual, pero si puedo me doy una escapada. Yo a Flakner fui un par de veces hace 3 años, más o menos... en este último tiempo no sé como se puso =(

Mato dijo...

Es cierto que la oferta, actualmente, creció mucho. No todo es de primera, pero seguramente mejor que Falkner. Punto a favor de Falkner es que el lugar al menos está medianamente bien puesto, no todas las cerverías que te puedo recomendar se acercan, ni remotamente a ese nivel. Hermanos & Brothers, además de cerveza decente, los dueños son miembros de "LA" banda indie platense de los últimos 20 años, Mister América. Cabra52, con bandas en vivo, también es una opción. Estos abren los fines de semana solamente. Bavaria es nueva, muy bien puesta, en el centro. Berlina, franquicia de la de Bariloche. Y varias mas. En City Bell, además de un Antares muy lindo, está Pinta Point, con canillas de varios productores platenses, entre ellos Taguató y Astor. Son los mejores productores de la ciudad, lejos.

Abrazo!

viqih dijo...

Probaste las de El Federal?